Día 8. Hoy al levantarme he hecho Taichi con el que fue uno de…

Publicado el

Día 8. Hoy al levantarme he hecho Taichi con el que fue uno de mis maestros de wushu (kungfu) online (os recomiendo mucho seguir a @escuelasuperiorwudao ), y después de eso, no he hecho NADA. Miento: la cena y ya, porque para la comida he aprovechado restos. De hecho no he hecho nada, ni jugando con las niñas, que me han pedido jugar al Monopoli con ellas (madre mía qué juego más largo, por favor) y he decidido no tomar decisiones y dejarlo todo al azar (con la intención de perder pronto y escaparme a hacer la cena, pero no es fácil ni aún queriendo…). A las nenas les ha hecho gracia esa actitud. Mi “no hacer nada” ha tenido un resultado positivo. Es curioso. Parece que esta táctica ya ha sido usada antes, me quiere sonar, con iguales resultados positivos… No hacer nada, sin embargo, no suele ir conmigo. De hecho, he dormido durante gran parte de ese nada, por puro aburrimiento. Yo soy más de hacer muchos “algos” a la vez. Y de hacer tantos algos, muchas veces me equivoco. Muchísimas. Es probabilidad pura y dura. En mi “no hacer nada” de hoy he pensado en esos algos que hice y no debí hacer. Y luego me he dado cuenta de que todos esos algos han tenido su parte positiva, algo bueno salió de esas malas decisiones. A pesar de ser malas decisiones. Muchas de ellas se tomaron de forma precipitada. Probablemente la mayoría. Soy una persona impulsiva. Tal vez esta parada en la vorágine de la rutina me ayude a entender la mecánica de la reflexión pausada. Sentarte y observar el infinito mientras te zambulles en tus propios pensamientos. Qué difícil.
https://www.instagram.com/p/B-A-hlTiaik/?igshid=i0zgg4z0ud9v

from Tumblr https://ift.tt/3bhMb94
via IFTTT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *